bibliomontecarrasco

Información xeral da Biblioteca

Arquivo para a categoría “LIBROS”

NOVAS DO FALADOIRO

Continúa a aventura dos libros. Atrévete a unirte a nós!

club de lecturadef

Facémosvos tres propostas para este primeiro trimestre:

  • O principiño, de Antoine de Saint-Exupery, dirixido ó alumnado de 1º e 2º.

  • Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, que leremos coa alumnado de 3º e 4º.

 

  • Para o Faladoiro Maior, eliximos Palestina, de Joe Sacco

Advertisements

Recomendación literaria: 84, Charing Cross Road, de Helen Hanf

Trátase dunha novela de culto baseada nas correspondencia que mantivo a escritora cun libreiro dunha librería de segunda man situada nesa rúa de Londres. O ambente da posguerra, o gusto polos libros, o amor, o sentido do humor, desfilan por esta novela de culto. Existen tamén unha adaptación ao cine( La última carta,1987) de e unha adaptación teatral dirixida por Isabel Coixet.

http://es.paperblog.com/84-charing-cross-helene-hanff-333869/

http://www.filmaffinity.com/es/film883601.html

A NOITE DE MAX ESTRELLA

A NOITE DE MAX ESTRELLA

Publicado o Marzo 2, 2012

O texto que a continuación reproducimos tomouse da wikipedia, e non vos inspira para facer algunha actividade semellante en Cangas, por exemplo “O serán dos poetas de Cangas”. A ver que opinades?

La noche de Max Estrella

LA NOCHE DE MAX ESTRELLA
Casa Ciriaco-2009.jpg
El lugar de la convocatoria de la «comitiva de bohemios» es Casa Ciriaco.
NOMBRE OFICIAL La noche de Max Estrella
DÍA DE CELEBRACIÓN 23 de abril (1998-2006)1
26 de marzo (2007- )
CELEBRADO DESDE 1998
LUGAR DE CELEBRACIÓN Madrid

La noche de Max Estrella es una manifestación cívico-cultural, de talante lúdico, a imagen del dublinense «Bloomsday». Creada por iniciativa del autor teatral Ignacio Amestoy Eguiguren, bajo el patrocinio del Círculo de Bellas Artes de Madrid2 y convocada por la Irreal Academia del Esperpento.3 Se desarrolla a lo largo de un itinerario vespertino y nocturno por algunas de las calles, plazas, plazuelas y callejones del centro Madrid, rindiendo homenaje literario a don Ramón del Valle-Inclán, a los personajes de su obraLuces de Bohemia. Esperpento y a otros escritores.

El recorrido rescata lugares, ambientes y escenas que de una u otra manera aparecen en la obra valleinclaniana Luces de Bohemia. Esperpento, junto con otros que frecuentaba su autor. Cada una de las estaciones sirve como lugar de encuentro en el que, entre los diferentes actos performativos, se declaman versos y dramatizan pasajes literarios, se realizan bululús, se dan lecturas a manifiestos así como a otros textos y parlamentos, y en algunas de las paradas se sirven aperitivos, refrigerios, tentempiés y viáticos.

VOANDO COS LIBROS

Logo de ver o seguinte vídeo, xa me contaredes se non morredes de envexa! Que faríamos sen os libros!

COMPARTINDO A LECTURA DE PERSÉPOLE

Mañá, luns 16 de xaneiro, teremos a xuntanza de O Faladoiro Maior. A ver que vos pareceu a novela gráfica de Marjiane Satrapi.

Para ir abrindo boca, déixovos o comentario dunha lectora que mañá non poderá acudir á cita (por suposto, debido a unha boa causa):

“Xa rematei Persépole e que saibades que me encantou; en concreto gustoume moito a maneira de expresar sensacións e experiencias persoais marcados pola idade da prota en cada momento -ata chegar á madurez do final do libro- e sobre todo a forza expresiva do debuxo -pese a ser en branco e negro, salvo na portada-que me recorda moitísimo a un pintor clave do expresionismo de comenzos do século XX como é Kirchner; aí van dúas imaxes da súa obra para que comparedes coa de Satrapi e a ver se coincidides comigo”.

Rocío Alonso

                                                   

Ernst Ludwig Kirchner foi un pintor alemán, un dos máximos expoñentes doexpresionismo e principal impulsor do grupo alemán Die Brücke (‘A ponte’).

En obras como Autorretrato con modelo (1907Hamburgo), as súas liñas marcadas e as súas cores desentoadas crean un sentido de emoción violenta. O seu interese pola arte primitiva viuse reflectida tanta na súa obra como nos mobles e murais que fabricou para o estudio que compartía con Heckel nunha antiga carnicería do barrio obreiro.

http://gl.wikipedia.org/wiki/Ernst_Ludwig_Kirchner

Ernst Ludwig Kirchner: “El harén” (1906). Valuz. 

A alteración das formas das figuras, o recurso a cores intensas, nos que o negro ocupa un destacado papel e, sempre, a idea de que a pintura ha de servir para dar unha vía de expresión á emocións, sobre todo ás máis desgarrradoras, forman parte do estilo expresionista.

http://aprendersociales.blogspot.com/2007/05/la-pintura-expresionista.html


Tintín en Vigo

O club de lectura do Monte Carrasco comenza a sú andaina este curso coa lectura dalgúns comics do reporteiro que nunca escribiu unha liña: Tintín. Practicamente  todo o mundo coñece a este rapaz con flequillo e ao seu inseparable Milú. O que probablemente non sabiades é que Tintín, nunha das súas aventuras, “O caranguexo das pinzas de ouro”, estivo no porto de Vigo. Alí  embarca no cargueiro Karaboudjan, a bordo do cal coñece ao capitán Haddock.  Este é un dos albumes nos que se basea a ultima película de Spielberg  “Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio”.

http://www.atlantico.net/noticia/163424/cuando/tintin/vigo/

POR QUE E PARA QUE LER?

DO BLOG DA BIBLIOTECA  http://bibliotecachanop.blogspot.com/

COLLEMOS ESTAS VERBAS DE VARGAS LLOSA
‘(…) Los libros nos ayudan a derrotar los prejuicios racistas, étnicos, religiosos e ideológicos entre los pueblos y las personas y a descubrir que, por encima o por debajo de las fronteras regionales y nacionales, somos iguales en el fondo, que los “otros” somos en verdad “nosotros” mismos. Gracias a los libros viajamos en el espacio y en el tiempo, como hizo Julio Cortázar en La vuelta al día en ochenta mundos sin salir de su biblioteca, y comprobamos que, con todos sus matices y variantes, la humanidad es una sola y compartida.’

‘(…) La vida de los libros nos enriquece y nos transforma. Nos hace más sensibles, más imaginativos y, sobre todo, más libres. Más críticos del mundo tal como es y más empeñados en que cambie también él y se vaya acercando a los mundos que inventamos a imagen y semejanza de nuestros deseos y sueños.
Por eso, los libros son un testimonio inapelable de las carencias y deficiencias de la vida, aquellas que incitan a los seres humanos a crear mundos de fantasías y a volcarlos en ficciones para poder tener aquello que la vida que vivimos no nos da.’

‘(…) Leer nos hace libres, a condición, claro está, de que podamos elegir los libros que queremos leer, y que los libros puedan escribirse e imprimirse sin inquisidores ni comisarios que los mutilen para que encajen dentro de las estrechas orejeras con que ellos aprisionan la vida. Defender el derecho de los libros a ser libres es defender nuestra libertad de ciudadanos, el precioso fuego que la atiza, mantiene y renueva.’

(Mario Vargas Llosa, La libertad y los libros, Feria del Libro de Buenos Aires)

ARGUMENTOS QUE DEMOSTRAN A IMPORTANCIA DA LECTURA

NO BLOG DA BIBLIOTECA DO CPI VIAÑO PEQUENO DE TRAZO atopamos un estupendo artigo que xustifica perfectamente a importancia da lectura e os beneficios colaterais que aporta

http://bibliotrazo.blogspot.com/2011/10/ler-cambia-o-noso-cerebro-moito-mais-do.html
Corre por ahí el bulo de que leer no es para tanto. Que ya existe la televisión, que vivimos en un mundo audiovisual, y que por tanto la lectura es una actividad como cualquier otra, casi un hobbie, algo marginal que irá retrocediendo con el tiempo. Pero no es así.

La lectura de libros o de textos que requieran concentración y tiemponos permite llegar a lugares a los que otras tecnologías tienen vedado el paso. No sólo se profundiza en asuntos complejos sino incluso en emociones complejas.

Una buena prueba de ello es cómo piensa un lector respecto a un analfabeto. Los cerebros lectores entienden de otra manera el lenguaje, procesan de manera diferente las señales visuales; incluso razonan y forman los recuerdos de otra manera, tal y como señala la psicóloga mexicana Feggy Ostrosky-Solís.

Los cerebros de los lectores incluso difieren entre sí según qué lecturas tengan por bagaje. Y no sólo estoy hablando de leer Dostoievsky o Pablo Coelho, sino que influye incluso el idioma en el que leemos.

Los lectores de inglés, por ejemplo, elaboran más las áreas del cerebro asociadas con descifrar las formas visuales que los lectores en lengua italiana. Según se cree, la diferencia radica en el hecho de que las palabras inglesas presentan con más frecuencia una forma que no hace evidente la pronunciación. ¿No habéis visto en las películas que a menudo las personas deben deletrear su nombre para que la otra persona sepa cómo se escribe? Por el contrario, las palabras italianas, así como las españolas, suelen escribirse exactamente como se pronuncian.

Por esa razón, también, los vocabularios de las culturas que aprendían a leer incrementaban sus recursos lingüísticos. Por ejemplo, el vocabulario inglés, limitado a unos pocos miles de palabras, se amplió hasta más de un millón con la proliferación de los libros.

Pero ¿qué pasa exactamente, en tiempo real, en el cerebro de una persona que lee y entiende lo que lee, a diferencia de una persona que simplemente mira las imágenes en una pantalla o escucha las palabras de un cuentista?

En 2009, la revista Psychological Science publicó un estudio al respecto, llevado a cabo en el Laboratorio de Cognición Dinámica de la Universidad de Washington, cuya principal investigadora fue Nicole Speer.

Los lectores simulan mentalmente cada nueva situación que se encuentran en una narración. Los detalles de las acciones y sensaciones registrados en el texto se integran en el conocimiento personal de las experiencias pasadas. Las regiones del cerebro que se activan a menudo son similares a las que se activan cuando la gente realiza, imagina u observa actividades similares en el mundo real.

Y todo esto es así porque leer es una actividad muy poco natural. Imaginaos: ¿acaso nuestros antepasados podían concebir permanecer sentados durante mucho tiempo, sin moverse, con la vista fija en un punto estático en la que no está pasando nada? Es decir: mirando pulpa de árbol prensada manchada con lo que parecen insectos aplastados. Más que un ser humano eso parecería una estatua. Un observador analfabeto no entendería qué mira tanto esa criatura porque todo pasa en su cabeza. De algún modo, el humano lector es casi una nueva especie.

El estado natural del cerebro humano, así como el de la mayoría de los primates, tiende a la distracción. Basta con que aparezca cualquier estímulo interesante, y nuestro cerebro sentirás interés por él, olvidándose de lo que estaba haciendo. Sin embargo, leer un libro requiere de una capacidad de concentración intensa durante un largo periodo de tiempo.

Esta tendencia a distraernos con nuevos estímulos, según la psicología evolutiva, tiene mucho sentido. Nuestros ancestros debían tener cerebros hambrientos de novedades y dispuestos a captar cualquier irregularidad: los objetos estacionarios o invariables forman parte del paisaje y mayormente no se perciben. Los ancestros que no tenían esta capacidad, seguramente tenían mayor probabilidad de morir (por ejemplo, un depredador que acecha) o menor probabilidad de fijarse en una oportunidad (por ejemplo, una fuente cercana de alimentos, lo cual también se traducía en una muerte prematura). Y un ancestro muerto es un ancestro que no se reproduce y que no deja en herencia a su prole sus genes, es decir, rasgos como un cerebro que no tiende a la distracción.

Todos los que en el pasado tenían cerebros predispuestos para la concentración y la linealidad, por tanto, se extinguieron. Nosotros somos descendientes de no lectores. Compartimos sus vetas genéticas. Tal y como señala Nicholas Carr:

Leer un libro significaba practicar un proceso antinatural de pensamiento que exigía atención sostenida, ininterrumpida, a un solo objeto estático. Exigía que los lectores se situaran en lo que el T. S. Eliot de los Cuatro cuartetos llamaba “punto de quietud en un mundo que gira”. Tuvieron que entrenar su cerebro para que hiciese caso omiso de todo cuanto sucedía a su alrededor, resistir la tentación de permitir que su enfoque pasara de una señal sensorial a otra. Tuvieron que forjar o reforzar los enlaces neuronales necesarios para contrarrestar su distracción instintiva, aplicando un mayor “control de arriba abajo” sobre su atención. “La capacidad de concentrarse en una sola tarea relativamente sin interrupciones”, escribe Vaughan Bell, psicólogo del King´s College de Londres, representa “una anomalía en la historia de nuestro desarrollo psicológico.

Los libros son el equivalente intelectual de los antibióticos, los aditivos o el aire acondicionado. Son una tecnología capaz de diluir un poco más nuestra humanidad de serie y moldear nuestro cerebro para alcanzar finisterres que hace apenas unos siglos eran inalcanzables. Son una tecnología diferente a Internet, la telvisión o el teléfono móvil, así que vale la pena que no la perdamos.

Ni que decir tiene que mucha gente había cultivado una capacidad de atención sostenida mucho antes de que llegara el libro e incluso el alfabeto. El cazador, el artesano, el asceta, todos tenían que entrenar su cerebro para controlar y concentrar su atención. Lo notable respecto de la lectura de libros es que en esta tarea la concentración profunda se combinaba con un desciframiento del texto e interpretación de su significado que implicaban una actividad y una eficiencia de orden mental muy considerables. La lectura de una secuencia de páginas impresas era valiosa no sólo por el conocimiento que los lectores adquirían a través de las palabras del autor, sino por la forma en que esas palabras activaban vibraciones intelectuales dentro de sus propias mentes.

Así, lectores del mundo, antinaturales todos, si pensáis más profundamente es porque leéis más profundamente. Porque, en ocasiones, ser antinatural es lo más de lo más.

Visto en http://www.xatakaciencia.com/

SALVANDO LIBROS

SALVANDO LIBROS

Que libro salvarías ti?

Esta exposición xorde dun traballo colaborativo entre 96 bibliotecas escolares galegas e pretende ser unha chamada de atención sobre a importancia de apreciar, coidar e manter o noso patrimonio cultural escrito.

Pretendemos difundir a idea de que é imposible destruír os libros e os valores que neles se transmiten se somos quen de conseguir que formen parte de nós para sempre.

Maio 2011

Queremos dar  moi especialmente as grazas a Jaime Eizaguirre Santillán, ex-alumno do IES Sánchez Cantón, que unha vez máis deseñou estes carteis tan fermosos para facer posible a actividade.

Podedes ver o perfil de Jaime, arquitecto e debuxante, aquí

e algunhas das interesantes cousas que fai aqui

e tamén aquí….

Grazas de novo, Jaime, pola túa xenerosidade

695

DARLLES AS GRAZAS ÁS BIBLIOTECAS ESCOLARES do IES LUIS SEOANE DE PONTEVEDRA e da ESCOLA UNITARIA DE VIDE, bibliotecas que coordinaron dito traballo. Se queredes ver máis, podedes visitar o blog     http://mesturas.blogspot.com/2011/05/letras-galegas-2011-salvando-libros.html                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      

23 de abril – 2011, Día Mundial do Libro, O LUGAR DA LECTURA

Este ano Carlos Negro agasallou as Bibliotecas Escolares un fermoso poema no Día Mundial do Libro e dos Dereitos de Autor 2011

Unha illa de luz na xema dos dedos.

Unha porta sempre entreaberta.

Unha duna cara ao vento.

Unha nube sobre a herba.

Unha casa encantada.

Unha laranxa do paraíso.

Unha pousada no inferno.

Unha man e unha fouce.

Unha carapucha vermella.

Unha bufanda colorada.

Unha alfombra no ceo.

A pulga e o xigante.

A rosa e o cravo.

A serpe e a mazá.

A fonte e o cervo.

A flor da candea.

A fenda do espello.

A lúa na boca.

A tona do tempo.

A pedra e o canto.

A voz e o silencio.

O lugar da lectura.  

CARLOS NEGRO

Navegación de artigos